martes, enero 31, 2006

Viudo de Verano

Desde hace más diez años, al momento de cumplir un año mi primera hija y coincidiendo con la construcción de la casa de veraneo de mis suegros en Pingueral, pasé a ser parte del grupo de los denominados "viudos de verano". Todos aquellos que tenemos el regalo de que nuestras familias puedan tomarse vacaciones por periodos más extensos que nuestras propias vacaciones sabemos lo que el concepto en sí significa.

Sin embargo, y más allá de lo que muchos puedan pensar en cuanto al uso que los viudos de verano hacemos de nuestras vidas, este es un periodo lleno de reflexiones. Es el tiempo en que nos damos cuenta cuánto echamos de menos y necesitamos a nuestras familias y cuanto nos gustan sus cariños, risas y movimientos. También quizás el momento apropiado para aterrizar todo aquello que no está tan bien y, en muchos casos, renovar nuestra intención de hacer algo para mejorar.

Para mi en lo personal es un tiempo de encuentro. Es la época del año en que, sabiendo todos mis amigos que estoy solo en Santiago, me llaman para convidarme a comer a sus casas o salir a tomar algo para conversar la vida. Es siempre un tiempo rico en conversaciones y divagaciones; es un tiempo para sentirse querido y acogido por ese grupo de personas tan importantes en nuestra vida, en mi vida, que son mis amigos. Año tras año he visto como se llena la agenda de invitaciones de todos ellos para hacerme sentir especial, acompañado. Muchas veces he elegido estar solo pero, sin embargo, agradezco la preocupación y el detalle muy profundamente.
Estar solo me gusta, lo disfruto, me entretengo pero, sin embargo, también me descompenso, me siento a ratos fuera de mi centro, de ese centro que mi señora es capaz de generar en mi día a día a través de los años y que me hace sentir tan bien. Es ese equilibrio y paz interior que me regala la vida en familia y la vida en pareja.

Por eso, viudo de verano ... bien ... pero el resto de tiempo mejor aún.

4 Comments:

Blogger Gabriel said...

Te saluda otro viudo desde hoy que he vuelto desde el sur dejando a mi familia allá hasta el jueves. Preséntales tu blog a tus amigos y diles que es un gesto de buena educación hacerte un comentario.
Un abrazo.

7:14 p. m.  
Blogger Andrea Brandes said...

La vida que vivimos tiene relación directa con la calidad de las relaciones que somos capaces de construir. Parece que tú has ido construyendo buenas relaciones, con amigos que te buscan y te cuidan, por lo tanto, te quieren.
Que bueno que echas de manos a tu familia. Cuando la nostalgia es sólo eso, lamentar una auscencia pasajera, está perfecta...le pone ilusión a la sopa.
Saludos!

12:34 p. m.  
Blogger Peter said...

Te paso a acompañar en el sentimiento, lo que describes tiene mucho de mi sentir tambien. Estar solo es bueno, es en cierta forma como un pseudo retiro espiritual para analizar lo bueno y lo corregible de lo que estamos haciendo. Asi sacar nuevas propuestas para este año. Al mismo tiempo apreciar lo mucho que necesitamos a los nuestros, nuestra familia, nuestra señora, nuestros hijos.
Te invito un trago esta semana!!

9:22 p. m.  
Blogger Andrea Brandes said...

Pato, qué pasa con tu blog!
Pasé de visita para saber como estabas, y resulta que "no estás".
Tus dos artículos tan buenos y después...?

Saludos
Andrea

8:11 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home